Libertad de pensar

septiembre 28, 2011

CUANDO VEO PASAR A LOS ESTUDIANTES

http://www.youtube.com/watch?src_vid=KuxPUsWN260&annotation_id=annotation_569341&v=RJgcxGVMcW8&feature=iv

Cuando veo pasar a los estudiantes, llenando las calles del futuro mas maravilloso que pude haber soñado durante la noche interminable de la dictadura.

Cuando veo pasar a los estudiantes desbordando mi país de alegría y de color. Cuando los veo pasar corriendo 1.800 horas con una bandera en alto. Cuando los veo manifestarse cantando. Cuando los veo manifestarse bailando. Cuando los veo manifestarse riendo. Cuando los veo manifestarse besando…

Pienso que ellos son, aquí y ahora, la punta de la historia de la humanidad.

Como ya había pasado, solo una vez, antes en Chile.

Estudiantes marchando de Concepción a Santiago por la educación.

Cuando los veo juntarse por miles y por cientos de miles y arrasar como si cualquier cosa, como un río alucinante de risas y colores, con tantos años de pactos y mentiras, de negociados, corrupción y represión. Cuando los veo marchar por la Alameda y los escucho gritar a voz en cuello.
“Vamos compañeros
hay que ponerle un poco mas de empeño
salimos a la calle nuevamente
la educación chilena no se vende

Se defiende!

El corazón se me agranda veinte metros. Y ya no me cabe en el pecho, y no me cabe en la calle.
Porque eran estos, mis mas locos sueños en la noche negra de la tiranía.

Vuelvo a vivir en La Victoria. Vuelvo a sentir el polvo de las calles y las risas de los niños jugando en el grifo. Vuelvo a tocar a la Gilda, al negro y a la chica. Vuelvo a abrazar a mis hermanos. Vuelvo a ser uno con ellos en mi corazón. Y ellos pueden ver lo que yo veo. Y ningún dolor es en vano. Y nuestros sueños se hacen realidad.

Porque con esto soñaban los rebeldes que ayer cayeron en los campos y las calles de esta patria que amaron hasta la muerte y que no es un pedazo de tierra sino un territorio de su amor. De su amor por este pueblo.

Por esto luchaban.
Con esto soñaban.

Soñaban que estos niños un día iban a nacer.

¡Y nacieron nomás ¡

Y TODOS los estamos viendo. Porque si yo los veo, mis hermanos también los ven.

No se si Chile se los merecía. Pero como los necesitaba.

¡QUE ORGULLO TENER A ESTOS NIÑOS EN ESTE PAIS!

Y que visión tan extraordinaria tuvo uno de los chilenos mas grandes de nuestra historia.

En el último día de su vida, entre las llamas y las bombas asesinas, tuvo la calma para dirigirnos a todos un último discurso.
Nos dio ánimos y nos dijo:

“Tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.
¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano”

¡Cuanta razón tenía!

Y entre la traición, las llamas y las balas, a las puertas de la muerte, pudo ver con claridad a 40 años en el futuro y con voz valiente y tranquila nos avisó.
Que estos niños iban a nacer.
Y que este día iba a llegar.

 

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los estudiantes!

Eduardo Erlandsen

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.