Libertad de pensar

abril 1, 2010

¡ TODOS UNO 2 !

A un mes del segundo mayor terremoto y maremoto que han azotado a Chile en su historia conocida y dentro de la multitud de historias generadas por la emergencia quisiera comentar una de ellas que me tocó presenciar.

A un par de días de la catástrofe y cuando aun no se restablecían ni los caminos ni las comunicaciones, la federación de andinismo de Chile (FEACH), sin decirle nada a nadie y liderada por su presidente, Don Hernán Donoso, organizó un grupo de montañistas que pudieran llegar a pie a cualquier localidad, juntaron plata y provisiones, arrendaron un bus y partieron al interior de la sexta región a recorrer poblados..

Tuve la suerte de recibir una invitación para acompañarlos y en verdad que resultó ser un privilegio. 50 montañistas trabajando juntos son una fuerza de la naturaleza y un espectáculo inspirador para cualquiera, durante días no descansaron, visitando localidades de la sexta región (Chépica, Las Candelarias y Los Canelos, Lolol, Alcántara y sus alrededores) Subiendo bidones de agua en mochilas 10 kilómetros cerro arriba, catastrando daños, organizando y distribuyendo camiones con ayuda solidaria, demoliendo y despejando escombros dejando carpas mientras llegan las mediaguas… y lo mas importante:

Compartiendo con la gente, dándoles la mano, echando la talla con ellos. Haciéndole saber con hechos a esos compatriotas que no importa lo lejos que vivan, no están solos, que habemos miles y millones de chilenos que estamos con ellos.

Pude además presenciar docenas de ejemplos similares; estudiantes universitarios, clubes sociales de diversos tipos, grupos de motociclistas, familias arriba de una camioneta cargada con ayuda, camioneros independientes con su camión cargado de ayuda buscando gente a la que ayudar. Por cada 10 saqueadores vi. a 100 ayudadores.

Pero los montañistas chilenos son algo especial.
Me queda claro porque conquistaron el Everest.

Pueden organizarse y reorganizarse en cosa de segundos para adaptarse a nuevas circunstancias, pasando de exploradores a doctores o a encuestadores y a distribuidores y todo lo hacen bien.

Una cuadrilla de montañistas puede demoler una casa y limpiar los escombros mas rápido que una motoniveladora y en la misma tarde montar un espectáculo de payasos y concursos para los niños del lugar.

Me devolvieron el orgullo de ser chileno que meses de campaña electoral me habían logrado quitar..

Pude percibir que algunos son de la concertación y otros son de la alianza,
¡y ese dato fue absolutamente irrelevante!
Y así es como tiene que ser.

Hay pérdidas que son irrecuperables, que son las vidas de nuestros hermanos caídos. En honor a su recuerdo nuestro mejor homenaje a ellos es trabajar unidos para arreglar todo lo que se puede arreglar.

Cuando hayamos terminado de reconstruir la última escuela, cuando hayamos recuperado el último hospital, cuando hayamos reconstruido la última casa, cuando hayamos puesto el último clavo…
Entonces podemos volver a dividirnos en todos los bandos que queramos (y de hecho estará bien que así lo hagamos, porque, en circunstancias normales la lucha política es una parte sana e importante de la vida de un país) Pero hoy no es ese momento.
Por el momento nuestro único enemigo debe ser el que trate de dividirnos mientras millones de compatriotas aun necesitan ayuda y cientos de miles necesitan ayuda urgente.

Arriba los montañistas

Arriba los chilenos.

Anuncios

Blog de WordPress.com.